São teus filhos mas não são teus...

terça-feira, 30 de setembro de 2014


*Por Alú Rochya

Ualma que llega acá, que encarna en este planeta, es un proyecto absolutamente original ideado en cielos lejanos. Rayo de luz, energía pura, el alma toca la tierra y necesita un traductor kinésico, algo, alguien que le permita andar por estas tierras, tan prometedoras y paradisíacas como arduas, complejas, hostiles. Se precisa de un corpus, un cuerpo, un muñeco, un robot con flexibilidad de carne, orgánico, órgano, autónomo, independiente, con cara única de sí mismo.

Como ya se sabe que el alma llegará pidiendo pista, un padre y una madre hicieron, en su hora, lo necesario. El padre cumpliendo con su papel de padre, que quiere decir creador, inventor, autor, iniciador. Es él quien comienza la tarea pulsando mínimos y caudalosos ríos de albisangre. La madre -que quiere decir origen, causa, cauce-, encausando la sangre en su lecho.

A la hora señalada, la luz que llega y la carne recién inaugurada se abrazarán en el estallido primero, con un grito-llanto, un alarido-niño, que celebra el arribo tan deseado y a la vez padeciendo la certeza del horror que se avecina (la vida es bella pero el mundo es cruel, sí). Ahí, a la hora del nacimiento, padre y madre comenzarán de nuevo a entretejer lo suyo, a hacerse de nuevo hueco-bambú para canalizar la energía-amor que llega desde la fuente original, para iniciar en este plano al bienvenido animal de galaxia y darle cauce al proyecto divino que se trae bajo el brazo.

La palabra hijo quiere decir originario, oriundo. Si prescindierámos de todos nuestros erráticos conceptos, deberíamos decir que cuando nace una persona, llega a este plano un hermano originario, oriundo (hijo) de aquella estrella distante. Un hijo es aquel que llega, un igual a nosotros sólo que diferente. Hijo también significa sólo, solitário, único. Un hijo, pues es absolutamente original en esencia. Aunque también -pequeño, diminuto, frágil- desventajosamente disminuído en presencia. Un hijo es un ser único, original, o sea exactamente como nosotros, de la misma rama, del mismo árbol. ¿Se entiende?

Un hijo/una hija es un hombre/una mujer en un cuerpo pequeño. Cuando el oriundo es adulto, la cosa se ve más clara. Presencia crecida y esencia diferenciada, ahí puede apreciarse que no es otra cosa que un hermano cósmico de sus padres, un congénere de ese hombre y esa mujer. El hijo es otro hombre más, otra mujer más de la tribu.

Quiero decir que un hombre y una mujer que, en cualquier circunstancia, tengan un hijo, traigan un hijo, reciban un hijo, en verdad están recibiendo a un hermano más. Al que hay que ayudar a iniciarlo en este mundo, dándole todo lo que podamos darle a fin de que su camino sea exitoso. Porque la experiencia particular de ese ser es parte de nuestro ensayo general, de nuestro proyecto colectivo, del Plan Maestro.

Hay, por tanto, un tiempo en el cual nuestro aún frágil hermano debe ser cuidadosamente amparado. Un momento de nuestra vida tiene que ver con el cumplimiento de esa parte de nuestra vivencia individual, de la experiencia de ser padre-creador y madre-cauce, que incluye el sentimiento de la solidaridad, el sentir todo como un uno sólido, como uno solo. Así, hasta que el hermano, ya fortalecido, pueda comenzar a andar por la vida con su propias piernas.

In'lakech, se saludaban los mayas diciendo en su lengua yo soy otro tú. Yo soy el otro, ese que está naciendo, ese que llega ahí fui yo; esa que llega ahí soy yo. Y está llegando como yo llegué y siendo como yo fui. Ese que llega ahí es un espíritu libre; libre de todo y libre de mí. Parecido a todos nosotros, pero idéntico a sí mismo. Antes que un hijo mío es, como yo, un hijo de la vida, tal cual nos enseñaba Kalil Gibran cuando nos decía...

.... teus filhos não são teus filhos
eles são os filhos e as filhas 
da ânsia da vida por si mesma.

Vêm através de ti mas não de ti
e embora estejam contigo
não te pertencem.

Podes dar-lhes o teu amor,
mas não teus pensamentos,
pois eles têm seus próprios pensamentos.

Podes abrigar-lhes o corpo,
mas não sua alma, 
pois sua alma mora na casa do amanhã,
que tu não podes visitar nem mesmo em sonhos.

Podes esforçar-te para ser como eles,
mas procura não fazê-los ser como tu
pois a vida não anda para atrás 
nem se demora no dia de ontem.

Tu és o arco do qual teus filhos, 
como flechas vivas, são disparadas.

Deixa que tua inclinação, 
na mão do arqueiro,
seja para a alegriat 
__________________________________________________________________________
Gostaria de fazer um COMENTÁRIO?... clique abaixo no link, escreva e mande.

Metamorfose

quarta-feira, 24 de setembro de 2014


"Não haverá borboletas 
se a vida não passar 
por longas e silenciosas 
metamorfoses".

__________________________________________________________________________
Gostaria de fazer um COMENTÁRIO?... clique abaixo no link, escreva e mande.

20 conselhos do Dalai Lama

terça-feira, 16 de setembro de 2014


Conselhos do Dalai Lama


1. Grandes amores e grandes conquistas comportam grandes riscos.

2. Se por um acaso perderes, tire proveito daquilo que aprendeu com a derrota.

3. Lembre-se dos três “R”: Respeite a si mesmo, Respeite os outros e Responsabilize-se pelas suas ações.

4. Lembre-se que às vezes, não conseguir o que queremos pode ser um maravilhoso golpe de sorte.

5. Aprenda sobre as regras e saiba usá-las no momento certo.

6. Não deixe que uma pequena discussão afetar um grande relacionamento.

7. Quando descobrir que cometeu algum erro, tente corrigi-lo o mais breve possível.

8. Se dê sempre um tempo para ficar  sozinho; sinta-se bem com a sua companhia.

9. Aceite as mudanças da vida mas nunca abandone os seus valores.

10. Lembre-se de que às vezes o silêncio  é a melhor resposta.

11. Tente viver com plenitude e muita honra.

12. Viva o presente intensamente pois quando você ficar mais velho e se recordar do passado, poderá desfrutar as alegrias vividas novamente.

13. Viva num ambiente de amor  em seu lar. Isso é a base da vida.

14. Quando discutir com alguma pessoa querida, evite fazer referências de fatos do passado, se preocupe com a questão atual.

15. Divida o seu conhecimento com os outros, é uma forma de garantir a sua imortalidade.

16. Preserve a natureza.

17. Pelo menos uma vez por anovisite algum lugar que nunca tenha ido antes.

18. Lembre-se que a melhor relação é aquela em que o amor mútuo é maior do que a necessidade mútua.

19. Julgue o seu êxito por aquilo que você teve que renunciar para conseguir atingi-lo.

20. Ame e trabalhe com absoluto empenhot 


__________________________________________________________________________
Gostaria de fazer um COMENTÁRIO?... clique abaixo no link, escreva e mande.

Madurez

quarta-feira, 10 de setembro de 2014

  
"La madurez del hombre
es haber recobrado la serenidad
con la que jugábamos cuando éramos niños".

__________________________________________________________________________
Gostaria de fazer um COMENTÁRIO?... clique abaixo no link, escreva e mande.
     

Usted sabe quién soy yo?

quarta-feira, 3 de setembro de 2014


*Por Alú Rochya
Nadie se baña dos veces en el mismo río. 
-Heráclito-

Leo en alguna parte lo siguiente:  Para mantener la imagen de sí mismo, el hombre común, a la menor provocación, está deseoso de decirle a quien le quiera escuchar "quién es él" o, más bien, quién supone él que es. El contar una y otra vez nuestra vida a quien se deje, además de alimentar nuestra importancia personal (ego) nos permite autoafirmarnos en este mundo de pensamientos".

Es así. Y es ahí donde nace la intimidatoria y estúpida frase tantas veces oída por doquier: usted sabe con quien está hablando?!! El hombre trata de intimidar imponiendo una superioridad que él supone que tiene sobre el otro. Una de las tantas veces que oí la remanida frase fue en la boca del conductor de un automóvil que cruzó un semáforo en rojo y fue obligado a detener la marcha por un agente de control de tránsito. Cuando éste se disponía a redactar la multa respectiva, el infractor, molesto y con rostro amenazante, buscó impedir el registro de la grave infracción echando mano a la consabida frasecita: usted sabe con quién está hablando?!! Impávido, sin dejar de llenar la papeleta, el agente le respondió seco: "No". Y el conductor se reveló: "Yo soy el diputado Fulano de Tal". Sin dejar de escribir y sin mirarlo, el agente replicó, contundente y definitivo: "Con más razón, el señor debería brindar el ejemplo a los ciudadanos que representa".

Remedando al provisorio diputado -todo mandato se vence un día, no?-, la mayoría de los seres humanos andan por el mundo con la necesidad de contar una historia que confirme la imagen de sí mismos que pasan a los demás. Pero una imagen es algo estático, fijo, y sostenerla intacta mientras el tiempo pasa y  nos cambia la piel  requiere de un descomunal gasto de energía.

Esa energía que se coloca para soportar una falsedad -la imagen que transmito es eso, una imagen, no soy yo- deja de ponerse en respaldo de la verdad, lo que yo soy aquí y ahora y las posibilidades maravillosas que me otorga este presente para experimentar un tramo diferente de mi vida, un aspecto diverso de aquel que fui y ya no soy más. En última instancia, estamos cargando un muerto, sin dejarle lugar al que aún está vivo.

Vivir del pasado
"La persona sin un conocimiento de su historia pasada, sus orígenes y su cultura es como un árbol sin raices". En frases tan ambiguas y desgraciadas como éstas se ha fundamentado la errada conducta de ventilar de modo permanente nuestra historia. Sí, es verdad que debemos conocer de dónde venimos y qué hicimos -de malo y de bueno. Eso nos permite apreciarnos en nuestro recorrido de vida para ir ajustándonos, perfeccionándonos, mejorándonos. Es decir, sirve hablar del pasado siempre que usemos esa mirada de manera referencial e impersonal.


Nuestra historia involucra los aciertos y errores de nuestra vida pasada. Aciertos y errores deberían servirnos como experiencia para el aprendizaje, para el crecimiento personal. Sin embargo, como unos y otros suelen calar hondo en nuestro registro emocional, la tendencia predominante suele ser la de olvidar, ocultar o cuando menos minimizar nuestros errores, pues en su momento determinaron situaciones dolorosas.

Si recordamos los errores desde el re-sentir las emociones de aquel momento en lugar de tenerlos presentes para evitar reiterarlos, resulta inevitable que volvamos a dolernos. Y como la persistencia del horror es lo que constituye el sufrimiento, es lógico que no querramos sufrir más y así, elegimos "borrar" nuestros errores del registro histórico. Entonces quedan apenas  nuestros aciertos, cuya proyección perfilan una imagen más exitosa de nosotros. Como la imagen de las fotos donde siempre salimos sonriendo.

El inconveniente es que nadie vive exclusivamente en el éxito. En la vida como en el fútbol, se gana y se pierde. Pero mantener la historia exitosa de uno mismo nos hace presos de una imagen ganadora que no nos da descanso, que no nos permite equivocarnos, que nos impide empezar algo nuevo, diferente.

Las enseñanzas de Don Juan
El chamán mexicano don Juan Matus nos enseñaba que la "importancia personal" nos lleva a mantener "viva" nuestra historia personal. Sostenía don Juan que a través de esa historia alimentamos nuestra importancia personal y esta arrogancia, esta egolatría, este vernos exclusivamente a nosotros mismos nos impide apreciar el mundo en el que vivimos.

El maestro tolteca siempre prefirió la libertad ilimitada que nos da el ser unos desconocidos. Si nadie nos conoce en verdad, no tenemos que andar dando explicaciones y así nadie se enoja o se desilusiona con nuestros actos. Es esa libertad que el aprendiz de la vida necesita para transitar el camino del conocimiento.


En esa comprensión se entiende el gran secreto de saber borrar los pasos, como nos revelan maestros de diferentes culturas. El aprendiz del conocimiento debería ir "borrando" permanentemente su historia personal.

Empezar cada tanto de cero resulta liberador. Nos libera del pasado, tanto de nuestros errores como de nuestros aciertos. Nos libera del futuro, porque no tenemos que proyectar ni darle continuidad a aquel pasado. Sólo estamos en el presente, naciendo a una nueva vida. Sin condicionamientos de ninguna naturaleza.

Borrar nuestros pasos también nos permite limpiar nuestra alma de los restos putrefactos de otras vidas que ya no son. Aliviamos la carga mientras preparamos la tierra de  nuestro jardín para las semillas que llegarán, germinarán y florecerán en frutos y flores con aroma a cosas nuevas, a vida nueva.

Por eso, si preguntamos a alguien si sabe con quien está hablando y ese alguien nos responde inocentemente que no, deberíamos alegrarnos, pues la respuesta sería una señal de que andamos por la vida reinventándonos, en paz, libres de nuestra historia, como la irrepetible agua de los ríost 
__________________________________________________________________________
Gostaria de fazer um COMENTÁRIO?... clique abaixo no link, escreva e mande.