Cuerpo desnudo, felices sueños

quinta-feira, 13 de agosto de 2015


Manta térmica, pijama abrigado, quizás una camiseta, medias de lana, frazadas hasta las cejas y tal vez, si no dispones de uma buena calefacción, hasta un gorrito que te cubra las orejas.  Bien arropado, ahora sí, te entregas al sueño tibio y a los buenos sueños. Pero es bien probable que en ninguno de tus viajes oníricos -de esos que haces mientras tu duplo cruza la galaxia para actualizar la data de tu alma- llegues a sorprenderte durmiendo desnudo en el frío de un invierno que cala hasta los huesos. Y si te ocurriese, claro, sería una pesadilla en la que te sentirías un mutante de alguna era de hielo.

Sin embargo, la ciencia dice que al padecer esa sensación podrías estar equivocado, que dormir abrigado no es una buena idea para la salud de nuestro cuerpo, y que la mejor opción es hacerlo como Dios nos trajo al mundo. Parece que dormir desnudo -sea solo o acompañado-, ayuda a mantenernos en un estado saludable física y mentalmente.

Expertos en estudios del sueño coinciden en la importancia de estar relajados y en lograr que nuestro cuerpo alcance la temperatura perfecta para conciliar un sueño profundo: alrededor de medio grado menos de lo habitual. Para eso, cuando nos dormimos, el cerebro envía mensajes a los vasos sanguíneos para que liberen calor. Es por esa razón, sostienen los científicos, que es importante no taparnos demasiado para que el cerebro pueda regular la temperatura sin problemas.

Los profesionales aseguran que el uso de pijamas, camisones o mantas impiden que podamos bajar ese medio grado necesario de la temperatura de nuestro cuerpo, lo que provoca que nuestro cerebro reaccione para “ver” qué ocurre. Es en ese momento cuando nos cuesta más conciliar el sueño.

Así, al dormir desnudos facilitamos que nuestro cuerpo se enfríe y el cerebro trabaje tranquilamente. Eso permite que alcancemos el tan necesario y reparador sueño profundo. Evitando el uso de ropa también evitamos ciertas incomodidades y la interrupción de nuestro sueño al cambiar de posición y enredarnos con los trapos que nos cubren.


Desde conseguir conciliar el sueño sin tener que contabilizar más de dos centenas de ovejitas, pasando por adelgazar durmiendo o mejorar tu vida sexual, hasta reducir el riesgo de diabetes, estos son algunos beneficios de dormir sin ropa:
  • Disfrutar del descanso perfecto. Al dormir sin ropa y sin demasiadas mantas dejamos que nuestro cuerpo encuentre la temperatura corporal correcta y conseguimos alcanzar el sueño  profundo –que es el más reparador–. El sueño profundo es fundamental para la consolidación de la memoria y la producción de la hormona de crecimiento, y es importante para la reparación y el crecimiento celular.
  • Adelgaza. La grasa marrón o parda es aquella que protege al cuerpo contra el aumento de peso. Según los expertos, este tipo de grasa –al contrario de la que acumulamos a lo largo del día– ayuda a quemar el exceso de calorías al generar calor. Según un estudio publicado en la revista Diabetes, dormir en una habitación fría podría activar la grasa marrón que tienen los adultos y ayudarles a perder peso a un ritmo mayor que a altas temperaturas. Cuanto más profundo y duradero sea el sueño, la grasa tendrá más tiempo para trabajar durante el descanso y, en consecuencia, sus propiedades adelgazantes serán mayores. Recuerdá que esta grasa solo ayuda si duermís desnudo y relativamente fresco, pero sin pasarse de frío o te despertarás a cada rato.
  • Baja la presión arterial. Si duermes con alguien, también desnudo, al tener contacto con la otra piel, los nervios sensoriales envían impulsos al cerebro, provocando la liberación de oxitocina. Esta hormona tiene un efecto protector sobre el corazón y ayuda a reducir la presión arterial. También estimula el sistema inmunológico y reduce la ansiedad. Según un estudio de la National Sleep Foundation, dormir desnudo regula los niveles de cortisol que previene el aumento de presión arterial y colesterol, el apetito, las interrupciones de sueño o la bajada de la libido, entre otras cosas.  Además, cuando duermes con pijama o bajo mantas pesadas impides la liberación de la hormona del crecimiento, por lo que se obstaculiza el proceso de reparación nocturna de huesos, músculos y piel.
  • Disminuye el riesgo de diabetes. El mismo estudio averiguó que dormir en una habitación fría podría disminuir el riesgo de diabetes. Observaron cuál era el estado del organismo durante el sueño en función de la temperatura, midiendo las cantidades de insulina necesarias para mantener estables los niveles de azúcar en sangre. Según los resultados de su análisis, manteniendo la estancia con una temperatura fresca y adecuada durante el descanso, las personas mejoraban su sensibilidad a la insulina y los niveles eran los adecuados.
  • Mejora la vida sexual. Denise Knowles, terapeuta sexual, comenta que “dormir desnudo es una buena estrategia para las personas con problemas de imagen corporal”. Además, al dormir desnudo con alguien se incrementan los niveles de oxitocina –conocida como la hormona del amor– y aumentan considerablemente los deseos de practicar sexo.
  • Evita infecciones femeninas. No usar bragas, bombachas, shorts o cualquier otra prenda puede ayudar a las mujeres a evitar el desarrollo de infecciones de hongos vaginales como la candidiasis. Como explica el ginecólogo del hospital St George’s de Londres Austin Ugwumadu, “este hongo ama los ambientes cerrados y cálidos, así que es recomendable usar ropa suelta o preferiblemente no llevar nada en absoluto”.
  • Eleva la autoestima. La mejor estrategia para personas con problemas de autoestima debido a su físico es dormir desnudo. Este gesto tan simple ayuda a mejorar la confianza y la autoestima al acostumbrarnos a ver nuestro cuerpo tal cual es cada noche al irnos a dormir.
  • Facilita la circulación. Las cinturas elásticas de los pantalones de pijama o en los tobillos, los puños de las mangas o los pliegues en los camisones provocan una mala circulación de la sangre en todo nuestro cuerpo. Para evitarlo, no hay nada como desprenderse de la ropa para dormir.
  • Ahorra dinero.  ¿Cuánto de media puede costar un pijama? ¿Con qué frecuencia los lavas? Tanto el coste de su compra como el de electricidad y agua tras pasar por la lavadora desaparecen si cada noche duermes a pierna suelta y sin él. ¿Cuánto dinero podrías ahorrar al año si durmieras sin pijama? Saca tus cuentas y tenlo en cuenta.
Si ya duermes desnudo, qué bien, ahí tienes argumentos para respaldar tu sana costumbre. Y si  no lo haces y quieres cambiar, te recomendamos que hagas un proceso gradual en el que vayas quitándote ropa de a poco, acostumbrando tu cuerpo, regulando los cobertores de la cama y la propia temperatura de la habitación. Como si fueras una especie de stripper slowt
________________________________________________________________________
Gostaria de fazer um COMENTÁRIO?... clique abaixo no link, escreva e mande.

   

0 COMENTÁRIOS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...